Lorem Ipsum Dos Dolor aquisment

Domingo, 11 de diciembre de 2011

La teoría sobre cómo internacionalizar una empresa, despacho o asesoría es conocida, pero la realidad es que hay pocos despachos internacionalizados. Llevar algún asunto internacional o tener despachos profesionales aliados en el extranjero no implica estar internacionalizados. La internacionalización real pasa por tener presencia consolidada en un país extranjero o en varios.

¿La escasa internacionalización de nuestros despachos es debida a la capacidad de inversión? Aunque la mayoría de profesionales piensa que el dinero o la dimensión del despacho es un requisito sine qua non para internacionalizarse, hay despachos profesionales que se han internacionalizado con un presupuesto inicial limitado, incluso sin tener clientes en el país de origen, donde han sabido crear demanda. Estamos hablando de nuestra propia experiencia con clientes en países o continentes como China, India, Brasil, América, Europa, etc.

“Nos internacionalizamos porque vamos al extranjero acompañando al cliente” es lo fácil y muchas veces lo inadecuado, porque suele implicar carecer de estrategia y poner el futuro internacional del despacho en manos de lo que acontezca al cliente.

Hay un obstáculo que domina la mente de la mayoría de profesionales cuando piensan en internacionalizarse o, por extensión, consolidar su marca como una referencia. El 10 de noviembre impartiremos una Jornada sobre internacionalización de despachos en la que trataremos cómo gestionar ese obstáculo para superarlo, y cómo internacionalizar con criterios prácticos un despacho o convertir una red de despachos en realmente competitiva a escala internacional.

 

Aconfisa es una sociedad anónima fundada en Madrid el 31 de Julio de 1979 y registrada en el Registro Mercantil de Madrid Tomo 5400 Sección Tercera Folio 169 Hoja 43052. Aviso Legal